jueves, 9 de febrero de 2017

Avery's Blues

Avery’s Blues

Autores: Angux (guion) y Núria Tamarit (dibujo).
Editorial: Dibbuks
Formato: 80 páginas, color, tapa dura.
Año de publicación: 2016
Precio: 18€







El joven y conflictivo Avery quiere ser alguien en esta vida, hacerse inmortal a través de su música y grabar su nombre en la historia. Para su infortunio, le ha tocado ser un músico de pocos recursos y demasiadas aspiraciones. Pero su sino podría cambiar si siguiera los pasos de aquellos que antes que él jugaron con fuego… pactar con el diablo ¿Pero, qué podría ofrecerle él… su alma ya condenada? No, el diablo es codicioso y anhela almas mucho más puras, por eso embaucará al incauto Avery con un peligroso juego en el que no sólo pondrá su alma en peligro.

Este es el comienzo del peligroso viaje que deberá emprender el protagonista de esta atractiva novela gráfica creada por Juan Manuel Anguas (Angux) y llevada al papel por la dibujante valenciana Núria Tamarit.
“Avery’s blues” es un viaje iniciático, que a modo de polvorienta road-movie nos plantea un escenario ya conocido, no sólo por los melómanos y amantes de la leyenda negra de la música, sino por el público general, (aunque no se señale expresamente) el delta del Mississippi, la cuna del blues, que durante la época de la Gran Depresión sería testigo del nacimiento de leyendas malditas como la de Robert Johnson, el guitarrista que vendió su alma al diablo y quien con el paso del tiempo acabaría convirtiéndose no sólo en historia de la música, sino también en parte del folklore y mitología modernas. Y a dicha leyenda nos remite el autor madrileño, para apropiarse de este escenario tan emblemático como miserable y cruel, construyendo a partir de él un relato, valga la comparación, digno de los hermanos Cohen, si éstos tuvieran las dosis de imaginación y fantasía que Angux vierte en sus páginas.

Así nos encontramos con un interesante retrato de la época sazonado con abundante fantasía oscura, que sirve como pretexto para encarrilarnos hacia una premisa mayor, la del hombre persiguiendo sus sueños y ambiciones truncadas y la lucha por la auto-realización al precio que sea. Una ambición tan antigua como el tiempo, que en esta ocasión se encarna bajo la piel del temerario Avery, un joven músico afroamericano que malgasta sus días intentando satisfacer su propio ego, y en el camino para lograrlo decidirá sellar un pacto con el diablo. Pero para un hombre cuya alma ya está condenada, las condiciones del trato serán mayores, si quiere llegar a convertirse en una estrella del blues, deberá entregarle un alma mucho más pura que la suya, en este caso, la de un niño, el inocente Johnny.

Angux ha sido lo suficiente avispado como para elaborar un relato inteligente, que lejos de la aparente simplicidad que augura en un principio, logra sorprendernos con inesperadas vueltas de tuerca, que afectan de forma ineludible al drama moral de sus protagonistas a cada momento de la historia. Y a pesar de sus escasas 80 páginas, logra desarrollar con soltura el clásico juego de dos personajes en evolución opuesta.
Y esa limitación de formato (presumiblemente impuesta por la editorial original), es precisamente el pequeño lastre que afecta a este cómic tan brillante, que habría ganado en profundidad con unas cuantas páginas más y que tanto habrían enriquecido a la narración, los personajes y sobre todo a sus circunstancias en ciertos episodios del relato, que podrían haber cobrado vida propia de forma tangencial a la trama principal. Una auténtica pena.

Por su parte Núria Tamarit, rubrica un trabajo magnífico en el apartado gráfico, regalándonos unas páginas marcadas por su inconfundible sello personal, que auguro acabará ganándose un merecido hueco en la BD europea. Con un gran gusto por el estilo abocetado, su aparente sencillez es suficiente para retratar con solvencia los agrestes escenarios rurales del delta del Mississippi, poblados por un variado elenco de personajes de diseño eficaz. Tampoco hay que olvidar su acertada labor a cargo de los colores, sin los cuales, la ambientación de esta historia habría perdido parte de su alma.

Ha sido la editorial Dibbuks la que nos ha traído finalmente la edición en español de este cómic, en formato de tapa dura y al precio de 18€.

En resumidas cuentas, un formidable trabajo que dejará con un agradable sabor de boca tanto a lectores habituales de cómic, como a profanos en la materia y un título al que esta semana le quiero conceder mi sello de aprobación del Capitán Latinoamérica.